9.3.16

Me quedé mirando al cielo,

mientras se apagaba la luz de mis ojos esperando tu regreso. Soñando con un amor que creí puro, pero que en realidad fue perverso. ¿Por qué decidiste dejarme si mis sentimientos por ti eran inmensos? Me entregué sin dudas ni complejos. Eras mi mundo y mi pasión a pesar de que estabas lejos. Pero te fuiste de mi lado sin siquiera dudarlo, y clavándome un frío puñal dejaste mi corazón destrozado sin meditarlo y con sádico descaro. *Suzette